English Español                                  Principal Biografía   Discos   Libros   Eventos   Videos ?  


 
Descripción
Índice
Fragmentos
Reseñas
Comprar

Curving the Line (Curvando la línea)

Traducción de Lorna Cozier,
Victoria, Ed. Leaf Press, 2010.
ISBN: 978-1-926655-16-1


Este poemario, en edición bilingüe, es el más reciente fruto del feliz intercambio de poesía y lenguaje entre dos poetas: Carmen Leñero y Lorna Crozier. Contiene una selección de poemas cortos de Leñero: gacelas, cuentos poéticos y aforismos, hermosamente traducidos al inglés por Crozier.


 
Descripción
Índice
Fragmentos
Reseñas
Comprar

Curving the Line (Curvando la línea)

Traducción de Lorna Cozier,
Victoria, Ed. Leaf Press, 2010.
ISBN: 978-1-926655-16-1


Introduction 9
 
Río / River 12
Lunares / Moon Tales 24
Bosque de lluvia / Rain Forest 30
Gacelas / Ghazals 34
Bocetos / Sketches 40
El guiño del mago / The Magician's Wink 46
 
About the Translator 51


 
Descripción
Índice
Fragmentos
Reseñas
Comprar

Curving the Line (Curvando la línea)

Traducción de Lorna Cozier,
Victoria, Ed. Leaf Press, 2010.
ISBN: 978-1-926655-16-1


Sayings of the Toad (Máximas del sapo)
Rain Forest (Bosque de lluvia) (frag.)

Sayings of the Toad (Máximas del sapo)

IV. Sayings of the Toad

A toad reaching maturity
finds consolation in his noble past.

Two sorts of freedom:
through richness, through
dispossession.

We work for the dead
more than we think.

Blessed modernity:
it trains us to be no one.

How I've wasted my life
defending it so much.

Another species almost extinct:
Basho's laughing toads.
IV. Máximas del sapo

A un sapo que madura,
le consuela su intrínseca nobleza.

Hay dos formas de libertad:
por abundancia o por despojo.

Trabajamos para los muertos
más de lo que pensamos.

Bendita modernidad:
nos adiestra a no ser nadie.

Cuánta vida desperdicio
en defenderla.

Otra especie en extinción:
los sapos risueños de Basho.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Rain Forest (Bosque de lluvia) (frag.)

Rain Forest

You cannot
be alone in the forest:
God multiplies you.

The future is here,
the past is here:
lichen and dripping water.

New transparent leaves
ignited at mid-day:
girls laughing among the branches.

Coming back
is always shorter.
No need to leave a trace.
Bosque de lluvia

No se puede
ser uno solo en el bosque.
Dios te ha multiplicado.

El futuro está aquí,
el pasado está aquí:
líquenes y goteo.

Hojas translúcidas, recientes:
luces encendidas en el día,
como niñas que ríen entre las ramas.

El camino de regreso
es el más corto:
ya no intentas dejar huella.


 
Descripción
Índice
Fragmentos
Reseñas
Comprar

Curving the Line (Curvando la línea)

Traducción de Lorna Cozier,
Victoria, Ed. Leaf Press, 2010.
ISBN: 978-1-926655-16-1


"Espero que el lector pueda encontrar aquí lo que admiro de estos poemas -su luminosidad, su penetración filosófica, manifiesta a través de los sentidos, su elegancia y concisión.".
Lorna Cozier, Introduction.

"Esta hermosa colección bilingüe ha sido publicada por Leaf Press. Simplemente amo este libro, la voz que vehicula. Cuando lo abrí por primera vez, al azar, me encontré con "Las máximas del sapo": Es tan conmovedor, con ese estilo Zen contenido en un solo poema. El libro me trae de vuelta a mi español, del que aprendí un poco en la universidad, y el cual disfruto, aunque no pueda hablarlo, en su sonido y su lectura."
http://dailyspress.blogspot.com.



 
Descripción
Índice
Fragmentos
Reseñas
Comprar

Río

México, Ed. Era, 2008.
ISBN-10:968.411.714.0 (Era)
ISBN-10:970.35.1524.X (CNCA)


Este volumen es a la vez un libro de muchos poemas de tres versos apenas, y un solo poema largo sobre el río. El río es todo: el deseo, la vida, la muerte, la memoria, el pretexto, la caricia, lo que sucede, lo que se suspende, lo que cambia. Río hipnotiza al lector lo largo de sus páginas, gracias a los variados giros, imágenes y hallazgos de una inteligencia viva y natural. Es un gran libro de poesía que no defraudará al lector más exigente.


 
Descripción
Índice
Fragmentos
Reseñas
Comprar

Río

México, Ed. Era, 2008.
ISBN-10:968.411.714.0 (Era)
ISBN-10:970.35.1524.X (CNCA)




 
Descripción
Índice
Fragmentos
Reseñas
Comprar

Río

México, Ed. Era, 2008.
ISBN-10:968.411.714.0 (Era)
ISBN-10:970.35.1524.X (CNCA)



No sorprende
que el río se vaya,
sorprende que permanezca.

***

Entre ramales y cocodrilos
se desliza el agua dulce
por la espalda del kayak.

***

Mudo y testarudo
río del Tao,
que nunca desemboca.

***

Ay, el mismo río,
el mismo pie,
el mismo olvido.

***

Al norte del Río Grande
un astuto camaleón
se las ingenia.

***

Peces peregrinos
como romeros
perfuman la cascada.

***

Trazaron la Historia
los grandes ríos,
pero luego la anegaron.

***

Al menos
un río inmortal:
el de mi cabello.

***

Mientras termina de explicar
que todo fluye,
Heráclito ha cambiado.

***

El viento
es un río
que sueña.



 
Descripción
Índice
Fragmentos
Reseñas
Comprar

Río

México, Ed. Era, 2008.
ISBN-10:968.411.714.0 (Era)
ISBN-10:970.35.1524.X (CNCA)


Despiadada y sugerente, fatalista y feliz, la escritura liquida cualquier vestigio de fijeza en este libro lleno de luces esquivas, de reflejos dispersos. Su atmósfera es la del agua vaporosa del haikú, pero su gracia intrínseca es la del aforismo impecable … Precisión es el nombre de una de las cualidades poéticas más estimables. El libro de Leñero ejecuta con sobriedad pero tan pulcramente esta virtud, que parece haberse lavado más de mil veces en el incesante río de la corrección, según lo declara la claridad de los versos. No se trata solamente de que la imagen se revele en su emotiva brevedad; se entiende, asimismo, que todo poema es un estallido, una definición, más cercana a como se entiende en la fotografía que como se vislumbra -todo lo más- en el pensamiento filosófico. Y no obstante, la risueña precisión de Río tiende a asomarse de vez en cuando al aforismo, y aun a la alusión política, para retener graciosamente y durante un instante la plenitud: "El estanque/ es un río/ que ha disentido." Mediante el riguroso apego a la estrofa de tres versos, Río consigue congelar el agua de su discurrir en bloques compactos y elusivos como peces que huelen a haikú pero saben que saben a otra cosa".
Enrique Héctor González, "Con aroma de haikú", La jornada semanal # 710, 12/10/08.

A manera de haikús y con el río como el eje central, Leñero propone un libro que se puede leer en un largo suspiro o hacerlo en varias lecturas. Río es una emanación en constante transformación de sensaciones que tiene retornos constantes a su origen, al del afluente al que se desea abarcar, atrapar, capturar. Un afluente de objetos que saltan a la vista y en la imaginación de quien lo lee.
Elvia Alaniz Ontiveros, excéntricaonline.com, 28/01/09.

…la riqueza expresiva de estas estrofas no opera sólo en el ámbito de su construcción sino también en lo profuso de sus contenidos. Una mirada, pues, que posee altos dotes de ubicuidad lingüística, estética y temática.
"Omnipresencia del agua", Hoja por hoja #137, 10/08.

Un río convertido en libro. Poemas que son ribera y agua, paisaje y lecho. Poesía en tres líneas que forman Río (…), que se integra con diferentes momentos, fases y dimensiones, sin un orden fijo, que da al lector libertad de leer, de no leer, de saltarse un verso, de regresar.
Erica Montaño Garfias. La Jornada, 4/07/08.



 
Descripción
Índice
Fragmentos
Reseñas
Audio
Comprar

La grieta

México, Verdehalago, 2003.
ISBN: 970-680-11-0


Este nutrido libro contiene una selección de la poesía escrita por Carmen Leñero entre 1988 y 2003. Reúne más de 30 poemas de diverso formato y temática -muchos de ellos de índole narrativa-, en torno a una imagen: la fisura en la pared de nuestra "celda", por donde podemos comunicarnos con el prójimo que se encuentra al otro lado.


 
Descripción
Índice
Fragmentos
Reseñas
Audio
Comprar

La grieta

México, Verdehalago, 2003.
ISBN: 970-680-11-0


Vislumbrando en otro lado 
Notas en mi cuaderno
 9
Heridas en el paisaje
 19
Bosque de lluvia
 31
Por la cerradura
 42
 
Itinerario de escape 
Indulto..
 55
Un poema de mirar
 56
Espionaje
 60
Confesión
 63
Doble existencia
 66
Niebla
 67
Arena
 69
Zarpando de Lisboa
 70
Viaje a Alaska
 75
Hacia la transparencia
 83
 
Red de historias 
El bobo
 87
La pared
 95
El castillo
 99
El tren
 102
A escondidas
 104
La Extraña
 108
Comercio con la luna
 110
 
En cautiverio 
Por subir a los labios
 110
Tal vez sólo en el silencio te hablo
 125
Línea de canto
 150
 
Rasguños en la pared 
La forma
 155
El ánima perdidiza
 157
Tish
 163
El ciervo vulnerado
 167
 
Aparecer y desaparecer 
A la escucha
 173
Álbum de familia
 178
Los encantados
 190


 
Descripción
Índice
Fragmentos
Reseñas
Audio
Comprar

La grieta

México, Verdehalago, 2003.
ISBN: 970-680-11-0


Tal vez sólo en el silencio te hablo (frag.)
Vislumbrando el otro lado (frag.)

Tal vez sólo en el silencio te hablo
I

Tal vez sólo en el silencio te hablo
Respirando por la hendidura
Vuelta a convertir en piedra
Latiendo ensimismada en el centro de la piedra
Nacida y muerta, y muerta
Y renacida en el vientre de un hombre
En la súbita punzada de su deseo
En el silencio ovillada como oruga
Viajando a tientas en un alma
Recogiendo sensaciones y oquedades
"Batida chica" en torno de los cuerpos
Cuerpo invisible en medio de los cuerpos
Un nadie que se interna en lo que ocurre
Tu Ser de días, tan pronto encerrado entre las noches
Otra noche sin pensamientos y otra noche
Un rumor de nada que te amasa, un vientre hueco que piensa:
Ser uno solo, y ser dos, solos
Un hombre a cuestas con dos soledades
De hombre y de mujer, de hombre y cosa
O de todas las soledades mudas, incapaces de discernirse
Pues nada tiene poder sobre la nada
Ni el filo del amor y su llamada de cuña

Yo sé lo que sucede en tu noche, y no sé
Si un hombre con un dolor fosilizado que necesita una herida
Que le supure y le duela y que le lleve el dolor al aire
Si una piedra porosa que sangre, con muchas bocas
Si una cadena de noches en desbandada, y un viento feroz
Soplando, soplando, cada vez más vacío y más feroz
Una brisa que limpie nuestra alma en dos como un incendio
Que arrase con las cosas y te suspenda
Siempre un paso atrás del tiempo que se abre
Siempre temeroso ante las puertas, cuerpo encendido
Quieto en el umbral del nacimiento, el hombre amado
En vano amado, pues cuánta tierra incultivable de ceniza
Cuánto silencio animal en el subsuelo de una celda
Roedores de aire, canales de agua murmurante
Muros de agua fósil, mi soledad petrificada
Mi soledad comprometida en el cuerpo de cien hombres
Semilla a la espera, sin corazón, del corazón, semilla
Un labio del mundo que babea, un labio solo
Ser allá, movidos por la corriente lenta
Cada vez más indecible es lo que pasa
Nada muda del terror anestesiado, agua hasta el tope
Sábanas de sábanas de tiempo, y un perfume
Su presencia imposible que me horada
La cascada de minutos como piedras que le llueven
Y luego un cuerpoentero que se levanta bajo las piedras
Un alma múltiple en desbandada. No son todavía las doce
Es hoy una noche abierta, aterrada, femenina, tan llena de calles
Mañana el día dorado, la cortina enrojecida, la herida virgen
Cómo te soñaron mis células, y te sostuvieron mis huesos
Mis débiles huesos de pájaro, mis plumas evanescentes
Cómo me infiltré en tus uñas y apesté tu lengua y amé lo que existe
Con tanta ira, amé, con tal ira, con tanta, con tanta apreté los dientes
Para no salírteme...
Para no nacer aún, ni ya nunca si te dejaba
Qué larga es la libertad como una cuerda larga y resistente
Como una soga al cuello del alma que huye
Como un diminuto ovillarse junto a tu ombligo, y mamar sangre
Deliciosa leche ardiente que da vida a las piedras
Deliciosa leche amarga, tus besos más sabrosos que la muerte
Y estoy con los pies enterrados y las manos en alto
Meneando los brazos en una danza idiota, pidiendo auxilio
Haciendo señales de tierra o adioses, ¿cómo saberlo?
Pegada a la cuna de los niños que no tengo, rumiando acurrucada
En tus uñas feroces y sucias, que arañan jeroglíficos que manan
De una loca bajo su carne silenciosa, su buena carne, y tierna
Con sus gemidos de hombre bien contenidos tras la brida
Y huesos templados en el silencio, en la ira, y en un amor primero
Irreconocible, sin concesiones, impío, irreconocible como amor
Inapresable como amor, hecho de callos. Y otras huellas ocultas
Amor cocinado en el propio cuerpo cocinado para engullirse en deleite
Cuerpo hacinado de sus múltiples despojos irrenunciables
Cuerpo abierto que amas, cuerpo cerrado que despojas, tu otro cuerpo mío
Ahí respiro, ahí espero y soy, entre las venas en nudos
Como en un mundo a oscuras, arrasado por el fuego y una brisa violenta
Y lamo los muros, con parsimonia de bestia. Y te mudo
De pieles sucesivas, con ásperas caricias, en privación sensorial
Qué buena es la noche entre más noche y más fría y más río de nada
Cuando te has vuelto la piedra que late en secreto, un corazón baldío.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

"Vislumbrando el otro lado"

Tallo de oro:
mi columna vertebral
se mece como espiga.

***

Habla la luz por la persiana
su idioma binario
que hipnotiza.

***

Atada a un árbol una criatura
echa su propia raíz improvisada.
Abraza sin saberlo su destino.

***

El camino de regreso
es el más corto:
ya no intentas dejar huella

***

Guiño de sol entre dos noches,
como un tigre atrapado
entre sus rayas.


 
Descripción
Índice
Fragmentos
Reseñas
Audio
Comprar

La grieta

México, Verdehalago, 2003.
ISBN: 970-680-11-0


"La ranura permite, tanto al poeta como al lector, estar afuera y adentro. Esas fisuras que encontramos en el cuerpo y en el alma, en forma de herida, son a veces graves, como en una parte del poema de Leñero: "Una grieta me parte en dos/ dos cosas que juntar / en planos / que no se cruzan". En este libro las heridas no sólo aparecen en el alma, sino también en el paisaje, en donde cobran luz, otro significado. El poeta avanza por el bosque de lluvia y se adentra en los relámpagos, en los ríos, en las raíces. Traza líneas y surcos en el paisaje. Transforma las heridas en belleza.
Marta Cantú, texto leído en la presentación de La grieta, Casa del poeta, 15/10/03

Entre el ingenio y la incertidumbre, entre el pasmo de la imagen y la idea que todo lo contamina, la obra de Carmen Leñero (…) ha transitado por diversos tonos, pero siempre aliada a la brevedad: cuentos súbitos, ensayos encogidos, historias infantiles que redundan para significar y hasta canciones cuya letra -suya o de otros poetas- concuerda apenas con su voz puntiaguda de bailarina ensimismada. Pero su poesía siempre ha frecuentado una solidez que (favorece) en su concreción, el anatema irónico y la perfección formal.
Enrique Héctor González, La jornada semanal # 710, 12/10/08



 
Descripción
Índice
Fragmentos
Reseñas
Audio
Comprar

Track 4: "Tal vez sólo en el silencio te hablo I" 
Track 5: "Tal vez sólo en el silencio te hablo III" 


$100.00
Descripción
Índice
Fragmentos
Reseñas
Audio
La danza del caracol

México, Libros del Bosque, 1998.


Este libro, que obtuvo del Premio Nacional de Poesía Carlos Pellicer en 2008, está compuesto por 22 poemas de metro irregular, narrativos, con un ritmo meditativo y anhelante, donde se combinan la melancolía y la ironía. Se trata de una obra tanto ritual como crítica, donde el tema subyacente es el desdoblamiento consciente del poeta, mientras escribe, y pasea su mirada por los paisajes y los modestos objetos que le rodean cotidianamente.


$100.00
Descripción
Índice
Fragmentos
Reseñas
Audio
La danza del caracol

México, Libros del Bosque, 1998.


Indulto 9
Reincidencia 10
La cabra 12
Un poema de mirar 13
In utero 17
Tish 18
La danza del caracol 19
Arena 22
Investigación 23
La muerte blanca 24
Espionaje 25
Fidelidad 28
Confesión 29
Doble existencia 32
El ciervo vulnerado 33
Balbuceo 35
Niebla 38
Zarpando de Lisboa 40
La voz de al lado 45
Definición 46
Por subir a los labios 47
Hacia la transparencia 58


$100.00
Descripción
Índice
Fragmentos
Reseñas
Audio
La danza del caracol

México, Libros del Bosque, 1998.


Investigación
Doble existencia

Investigación

Tienes que llamarte con diez nombres
antes de conocer el interior, el verdadero.
Y cuando te has llamado por tu nombre,
atravesar diez cuerpos para tocar tu carne viva.
Y cuando te has tocado, gritar muy fuerte,
antes de oír tu voz y vivir diez años para olvidarla.
No puedes, aunque quieras, comenzar por el olvido.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Doble existencia

La imaginación es otra respuesta al odio.
Otra manera de lidiar con él.
Somos a la vez su alimento y su boca.
Mientras llora mi cuerpo, duermo.
Mientras busco el camino agudo, duermo.
Me aparto de mi conciencia triste, de su crueldad.
Pero habito en otro sitio mientras todo me sucede.
Debo apartarme para que ocurra. Debo dormir.
La vida me transita en su forma de vigilia,
pasional, carnal, vibrante. Pero la oscuridad
pastosa de mi ausencia es garantía de algo crucial:
Ya me he ido. Ya estoy libre, fuera de todo.
El calor de mi presencia, allá donde me aparto,
en esa somnolencia vegetal, se sigue percibiendo
aquí donde llora el pecho, congestionado
de todo lo que no he cantado ni dicho,
de las aspiraciones truncas de una población sepultada,
de la ternura submarina que dejó Dios
olvidada entre mis dedos.

Quien mira el aquí y el allá tan enemigos,
es casi yo pero otra cosa
sin calor, ni frío, ni odio, ni espanto,
resintiendo sólo la pena de ser mortal.



$100.00
Descripción
Índice
Fragmentos
Reseñas
Audio
La danza del caracol

México, Libros del Bosque, 1998.


Carmen Leñero procede con el lenguaje como lo hicieron los simbolistas (sobre todo franceses) … : concentrada más en la manera de decir que en lo dicho; pero, por otro lado no aspira a la novedad de la composición en verso, muy al contrario, es lineal y sucesiva. Dice las cosas como las percibe y las describe cuestionándoselas a sí misma. Crea un verso breve e inteligente […] está consciente de nuestra condición y nos la revela, revelándosela a sí misma.
Josué Ramírez, "El drama de la memoria", en La Jornada Semanal, 21/02/99.

La danza del caracol dibuja un espacio en el que la algarabía y el riesgo, dan sentido a las espirales de la meditación […]
Antonio Saborit, Nexos, 10/12/98.



$100.00
Descripción
Índice
Fragmentos
Reseñas
Audio
Track 1: "Un poema de mirar" 
Track 2: "Espionaje" 
Track 3 "Confesión" 


 
Descripción
Índice
Fragmentos
Reseñas
Audio
Comprar

La fiera transparente

Col. Práctica Mortal, México, CONACULTA,1997.
ISBN:968-29-9687-2


Entre sus versos, este libro de poemas nos permite vislumbrar historias de individuos que luchan por aproximarse a un mundo fantástico, al que conciben como único medio para sentirse vivos; hombres y mujeres con los que la autora juega para demostrar que tales deseos de vida sólo pueden saciarse si se opta por enfrentar a la bestia invisible que acecha detrás de la puerta.


 
Descripción
Índice
Fragmentos
Reseñas
Audio
Comprar

La fiera transparente

Col. Práctica Mortal, México, CONACULTA,1997.
ISBN:968-29-9687-2


El álbum de Sagrario 
A escondidas
 11
La pared
 14
El tren
 17
Torcedura
 19
Salomé y el anillo perdido
 21
El cuarto vacío
 23
El cristal que nos acecha
 25
El castillo
 28
 
Cementerio de elefantes 33
 
La fiera transparente 
La extraña
 39
El té de almendras cura el deseo
 41
Hermética esfera
 45
El jardín
 47
Poetas en fila frente a Dante
 48
Huellas del agua
 50
 
El bobo 55
 
Giros 65
 
Comercio con la luna 71


 
Descripción
Índice
Fragmentos
Reseñas
Audio
Comprar

La fiera transparente

Col. Práctica Mortal, México, CONACULTA,1997.
ISBN:968-29-9687-2


El bobo. (frag.)
La pared.

El bobo

El bobo traza una línea en la arena
y la llama el Principio.
Una hormiga va caminando,
llega a la línea,
la cruza.
El bobo ríe: la hormiga
ha comenzado su exsitencia.
Antes era sólo
caminar-y-llegar-hasta-la-línea.
El bobo intenta atravesarla.
Frente a su propio terror,
más risa.

El bobo traza otra línea
paralela,
brinca por en medio
pero no la nombra.
Al día siguiente,
puede jugar de nuevo.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

La pared

Aventura la mano y duda: ¿quién eres
esta tarde? No contesta.
Huele, va indagando con los dedos.
Mano sabia. Y empuja contra el muro.
¿Cuál de los dos es el que tiembla?
Son más pequeños de lo previsto
pero más suaves. En algún surco
daré con ella. Sigue tanteando,
la pared cruje.

Delicioso, aunque los nervios.
pero ni habla, ni piensa,
tal vez tampoco siente.
Así son todas llegado el caso.
Es vulgar y no lo disimula.
Más opresión, así, para que gima.
Una sola mentira libra, pero nada:
sólo gime el yeso en la pared
como una tripa tensa.

Se hace de noche y la penetra.
Escurre un hilo inmaterial,
savia del muro.
La grieta se ablanda, babea.
¿Alguna broma que nos alivie?
No se abre ya la boca de ninguno.
Vuelta a la idiotez primitiva
de las bestias.
Exasperante la noche muda.

En el muro frases obscenas,
restos de un cartel y hormigas.
Su zonza desnudez como otra mancha.
¿Distraerse?: es martes,
dijo. Y adhesiva
entre el cuerpo y el cartel
escurre otra sustancia: la idiotez,
la más temible liga.
¿Qué quiere decir "es martes"?
La pared es un lecho de pie.
El mundo da vueltas, sin ancla.
Ya viene de nuevo, pero no:
una vez, por las ganas, por la espera.
Hemos caído en la deshonra, no se dijo.
La hembra sólo es hembra. Aunque las yemas
de mis dedos quieren más.
¡Al cabo ya estamos aquí!,
hechos plasta contra el muro.

Qué redondas y qué grandes.
Pared, ¡puja!
-éstas sí del tamaño que creía.
La pared es un techo de rodillas.
La hierba es un abrigo de púas.
La hembra es hembra. ¿De qué labios
escurre tanta baba?
Es martes, sí, pero y ¿la hora?
Qué lento, dijo, qué ricura.

Las ocho apenas: fue veloz.
Por no dar qué pensar y de pie.
La escena de "Los parados"
-como en los tacos de la Condesa.
No tiene ganas de reír.
Ni de ver.
Y se le escapa su nombre, ¡maldición!
Su nombre hermoso,
como a un pendejo.

En nombre de la bestia apretujada,
Mala idea: serán los mismos
y no habrá vuelta. Esa sonrisa ahora,
su victoria.
Por evitar el silencio, la torpeza.
Es lisa a pared. La noche estruja.
La espalda se le curva como concha.
Se le quiebra el cuerpo en dos
sobre la barda.

Abre los ojos, ¡habla!
Una sola mentira cura.
Grande es su espalda. Bella.
Ancha de ejercer su desprecio,
ahora se pliega,
se le hinchan los vasos
y se cierne como un ala que cobija
entre el viento y la pared
a una muchacha.



 
Descripción
Índice
Fragmentos
Reseñas
Audio
Comprar

La fiera transparente

Col. Práctica Mortal, México, CONACULTA,1997.
ISBN:968-29-9687-2


Esta obra llama enseguida la atención porque su autora ha sabido hacer uso de sus fuentes como de otros tantos trampolines desde los cuales se ha arrojado resueltamente a la conquista de lo propio, corriendo a la vez el riesgo de dar a las palabras y a los objetos convocados la libertad para jugar, que ellos reclaman desde siempre […] Carmen Leñero sabe mantenerse todo el tiempo dentro de los límites que le otorgan la elegancia, nitidez y resolución concisa a una escritura. Pocos textos saben entrelazar de modo tan sutil los recursos propios sin incurrir en abuso, dosificándolos de modo que el arte combinatoria que al cabo se decanta aparece como el resultado de un cuidadoso proceso de aquilatamiento verbal e imaginario.
José Luis Rivas, "Conjurar el asombro", La Jornada semanal, 28/09/97.

La poesía de Carmen Leñero es autónoma, fiel a sí misma, pez a contracorriente. Sin pactos previos con la crítica, sin asidero firme en la otra orilla. Las elaboradas imágenes de su poesía exigen nuestra atención para presentir los reflejos de los espejos, la vida pujante de un cadáver, para entender guiños de las hojas de un jardín, para creer en el murmullo de las cosas.
Nidia Vincent, "Una lejana voz", Semanario cultural de Novedades, 07/09/97.


 
Descripción
Índice
Fragmentos
Reseñas
Audio
Comprar

Track 6: "El bobo" 
Track 7: "La pared" 
Track 8: "La extraña" 


 
Descripción
Índice
Fragmentos
Reseñas
Comprar

Lunares

Col. Fósforos, México, Ed. Verdehalago,1991.
ISBN: 970-91028-2-6


Este pequeño libro, editado en una caja de fósforos antigua, está conformado por 28 prosas poéticas, correspondientes al ciclo lunar. Son breves relatos, o vislumbres de historias, que se entrelazan de manera enigmática y sutil, volviendo nocturna la página en blanco.


 
Descripción
Índice
Fragmentos
Reseñas
Comprar

Lunares

Col. Fósforos, México, Ed. Verdehalago,1991.
ISBN: 970-91028-2-6




 
Descripción
Índice
Fragmentos
Reseñas
Comprar

Lunares

Col. Fósforos, México, Ed. Verdehalago,1991.
ISBN: 970-91028-2-6


Uno
Finge serás amada, dice la luna por boca de Ovidio. Maestra de la mentira, enseña siempre la actitud correcta: el ocultamiento paulatino y puntual, el advenimiento breve, la presencia de perfil.

Dos
El paso de un cuerpo esférico a través de un mundo de dos planos sería percibido como la aparición súbita de un punto que se dilata y encoge antes de desaparecer. ¿Cuál es la figura verdadera de la luna en el mundo de fases simultáneas del que proviene?

Tres
Manzana de sangre oscura, guardada como una gema en su estuche de mercurio. Perla negra. Aislada del bullicio como entidad sorda; como entidad ciega que desconoce la luz que de ella surge. Ausente niña ahogada en el fondo de un pozo, desde donde el pozo se mira reflejado en la negrura de tu seno, luna nueva. Carísima mirada sepultada en su estuche de mercurio, como una hijita querida en su burbuja bajo el agua.

Cinco
Una noche de fortuna, en un disparejo de titanes, resulta que la luna cayó de canto, dejando en suspenso los duelos, pintándole cuernos al cielo e inaugurando menguantes.

Seis
Llegué sin darme cuenta a la casa abandonada de Tía Sera. Sería por distraída como ella, que olvido dictar su testamento. Eso y su muerte causaron a todos un gran dolor, pues sólo pudo recuperarse de su fortuna un collar de anécdotas raídas, que de boca en boca circulaban durante las reuniones conspiradas por mi abuela. De vez en cuando del collar caía una perla que mi abuela apresurada recogía, y en el interior blando de su mano acariciaba con lujuria, como hace con las cuentas del rosario mientras reza.

Diez
Cimitarra de luna en ceremonia de iniciación corona por un segundo la cabeza africana del eclipse.

Diecinueve
En un baúl de certezas desvencijadas alguien abandonó entre los tiliches un objeto extranjero, un artefacto lustroso, de otra estirpe, una especie de poro por donde se filtran noticias de muy lejos, traspasando la piel reseca de lo real.

Veintisiete
Sediento el mar, se enciende por alcanzar el labio filoso de la luna, tallado en el cristal de la tormenta.

Veintiocho
Sera esperó que oscureciera para vaciarse y vaciar su conciencia de toda culpa. Fruto nocturno. Luego, atravesada su figura por un rayo lunar, se le vio correr hasta el pozo y sumergir el cadáver diminuto de su niña.



 
Descripción
Índice
Fragmentos
Reseñas
Comprar

Lunares

Col. Fósforos, México, Ed. Verdehalago,1991.
ISBN: 970-91028-2-6




 
Descripción
Índice
Fragmentos
Reseñas
Comprar

Gajes

Col. Correo menor, México, UAM-I, 1988.
ISBN: 968-840-350-4


Este volumen incluye una selección de prosas poéticas y poemas donde Carmen Leñero explora sus posibilidades para expresar mediante la escritura muy diversos estados de ánimo y preocupaciones ligadas siempre a la cotidianeidad, suya y de los demás -en particular de las mujeres. Tal exploración de temas y de estilo, junto con las vivencias emocionales que la escritura conlleva, constituyen los "gajes" de un oficio en búsqueda.


 
Descripción
Índice
Fragmentos
Reseñas
Comprar

Gajes

Col. Correo menor, México, UAM-I, 1988.
ISBN: 968-840-350-4


Sé que alguien escuchará…. 5
Rasguñar agudamente… 6
No vendrás. 7
¿Quién dijo la dulce penumbra… 8
Recogió la tierra una gota… 9
En el tornasol liminal tuyo. 11
Arden párpados abiertos… 12
Hermético es el palacio…. 13
El ánima perdidiza. 15
Compungido corazón… 19
Orfandad. 21
Dinamitar los pensamientos… 25
Estar ante el abismo ajeno… 26
Toda ocupación: subterfugio… 27
La forma. 29
Los estudiantes de geografía… 30
Cantan pájaros… 31
Cara o cruces 33
Soy sólo función… 36
Ves la línea blanca… 37
Autopsia de un personaje. 39
Caleidoscopio. 45
Nadie nunca olvida… 46
Sueña el yo carnal… 47
La sacerdotisa azul… 48
Busco tu corazón. 49
Mira bien que lleve… 50
Se mecen tus párpados… 51
…esta humilde condición… 52
La concreción como necesidad y como tortura. 53
La niña de crinolina… 57
Mancha de luz… 58
…Y como el transitar desenfadado… 59
Un día, la puerta… 60
Noche. 61
Reverberación. 63
Hay maneras de volver… 70
Vivo en mi cuerpo… 71
A orillas del Pacífico. 72
A veces, también, se puede… 73


 
Descripción
Índice
Fragmentos
Reseñas
Comprar

Gajes

Col. Correo menor, México, UAM-I, 1988.
ISBN: 968-840-350-4


Caleidoscopio.
La forma

Caleidoscopio.

Barre tu amor cantando con voz de sinfonola. Tu padre que te pega si llegas tarde, si el pecado anida en tu vientre de soltera. Cose tu deseo que acecha bajo las plumas de mil aves marías. Las sábanas sin arrugas; el marido frente a la tele, y las señoritas, temprano al catecismo. Flores ellas de tus ojos, pasión de seminarios, vírgenes enterradas bajo el jardín de tus consejos. Fúmate el delirio desvelada en el último rincón de tu inocencia. Mirando deambular palabras que ya no logran decir nada. Esgrime tu fe perpleja ante la fantasía del caos. Contesta pronto la bocina, amable impersonal, tal y como te enseñaron. Va a ser hora de bajar al comedor, de que te aumenten el sueldo, de que el novio por fin te pida en matrimonio. Hoy en la tarde, seguro que sí. Y despuesito, las medias azules del gran aparador. Habrá tiempo de sobra para llevar a tu madre al oculista. Se está muriendo la pobre de ceguera, como todas. Luego, el sueño bendito. La almohada de nubes, más suaves, por cierto, que su abrazo de ingeniero gris al final del desposorio. Lava con mucha espuma tus íntimas prendas percudidas, tus enormísimas prendas impregnadas de viudez. La flacidez de tu edad nadie la mira. Tú te olvidas fácilmente, dedicada a la costumbre. Visita tiendas y cómprate el paisaje, que la vida todavía puede sorprenderte, como dicen los anuncios. Que el Estado cuide a los hijos, y el marido, al capital. Tú te largas con quien se preste, a respirar los aires prohibidos y dulces de cualquier otra ciudad…"Mírate en estos ojos", decía la abuela.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

La forma

Descubrir la forma que la Necesidad precisa. La forma que redima del aislamiento, la forma comunicable, la que instaure el deseado contacto. La aprehensible y hermosa, la irresistible forma. La encarnada. De pechos abundantes y vientre fecundo; de rostro inequívoco, asombroso. La forma que se dilata, como la caída en el goce, y se contrae, como el deber de remontarse nuevamente hacia la calma. La forma rítmica que imite las contracciones del parto, la promesa de expulsión. La forma rítmica de las pulsiones de las convulsiones epilépticas, de la migraña, de la respiración misma que surge de lo terrestre. La forma rítmica del caminar y de la danza, de la danza enloquecida y de la serena. La forma rítmica del parpadeo y del latido, del primitivo palpitar que dio forma al corazón del hombre. La rítmica forma en que titilan las estrellas, sincopando los silencios de cantares africanos o noruegos. La forma del aliento, de los secretos exhalados al oído conforme inspira un erótico murmullo o una misteriosa soledad que espera. Sí, la forma precisa de la espera. La promesa matinal respondiendo a la necesidad que nace del insomnio, poblado de ruidos arrítmicos, casuales; invadido de demonios. Descubrir la forma contra el azar de su caprichosa aparición y la quietud mortal de sus abismales pausas, disolución del ritmo. Descubrirla sin claudicar frente a toda carencia despiadada de materia.



 
Descripción
Índice
Fragmentos
Reseñas
Comprar

Gajes

Col. Correo menor, México, UAM-I, 1988.
ISBN: 968-840-350-4


En Gajes, la lucha por deslindar los estados del alma de la poetisa, de lo que es realmente lo poético, los esfuerzos por poner distancia del mundo que lacera o desquicia, de no permitir estridencias o silencios sin sentido, se cristalizan en poemas cuidados, pulidos, en poemas que son una especie de axiomas irónicos, a través de los cuales se quiere cercar al objeto de conocimiento, al objeto de la duda […] La preocupación por reafirmar la propia identidad está regida por la vitalidad, la vitalidad de quien ante las salidas mentirosas -que no ficticias - de resolver la angustia existencial, se aferra a la inteligencia y a la sensibilidad para poder transitar por la vida y por el arte.
Magarita León, Topodrilo, invierno de 1988


 
Descripción
Índice
Fragmentos
Reseñas
Comprar

Birlibirloque

Col. Cuadernos de la Gaceta, México, Fondo de Cultura Económica, 1987.
ISBN:968-16-2558-7


Birlibirloque representa el arte de una alquimia sencilla y exacta, mediante una escritura intermitente e irónica. Cada texto del presente volumen -diminuto estallido- asume su brevedad mediante la búsqueda de sentido: perenne juego de perseguir lo inasible. Existen en estos pequeños cuadros o miniaturas un nexo entre la idea y la intensidad de su presencia, un arco semejante al que se tiende entre el sueño y la vigilia, el presente y el recuerdo, el deseo y su sombra, la premonición y el desencanto.


 
Descripción
Índice
Fragmentos
Reseñas
Comprar

Birlibirloque

Col. Cuadernos de la Gaceta, México, Fondo de Cultura Económica, 1987.
ISBN:968-16-2558-7




 
Descripción
Índice
Fragmentos
Reseñas
Comprar

Birlibirloque

Col. Cuadernos de la Gaceta, México, Fondo de Cultura Económica, 1987.
ISBN:968-16-2558-7


Ordena Dios amar a nuestros semejantes, avergonzado del abandono en que nos tiene.

***

La vida me entra y me sale por la boca. Por la boca, los besos, las ideas, la humedad y el sustento. Por la boca, el vómito, la sed. También la sonrisa, la mueca, las mentiras y el consuelo. La llamada al silencio, el canto.

***

Mi madre es una alondra que canta en el nacimiento de la oscuridad más caudalosa. Pero no sólo alondra, sino la más hermosa voz con que se humedecen los ojos del silencio. Pero no sólo hermosa, sino la única que a la deriva navega con su canto el río Nihilo.
Mi madre es la única canción de alondra perdida y atrapada en la red de mimbre que conforma la vía láctea, acunando a los planetas. Desde la ribera escucho su llanto de recién nacida: el arrullo con que me duerme al alba. Ay, que mi cuerpo fuera su abrazo que lo cobija, mis oídos su voz que los consuela, mi pensamiento su canto de alondra pidiendo que nos rescaten de las aguas.

***

Entre lágrimas y cantos te enterraron una vez. Volvieron a enterrarte luego. Y otra vez lo hicieron, y otra y otra vez, hasta que toda mi voz y mi humedad pasaron a manos de la tierra.

***

Ombligo: capital de mi cuerpo, donde tengo invertida la historia de mi abuelo.

***

Si me detengo a pensar, las ideas pasan de largo.

***

De niñas jugábamos a la selva. Rugíamos en el cuarto de mis padres; graznábamos en el pasillo y zumbábamos fastidiando en la cocina. Así nos convertimos en tres adolescentes, orgullo de la casa, inofensivas en cautiverio.

***

"Sólo te amas a ti misma" concluyes, mitad ciencia, mitad reproche. Y yo te aseguro que no ha sido fácil.

***

Ésta por papa; ésta por mamá; ésta por tus hermanos; ésta por abuelito; ésta por papadiós; ésta por el canario... Sigo ahora la misma lógica, pero ya no son desgraciadamente cucharadas de sopa.

***

La empatía entre los cuerpos tiene una inercia de imitación: cuando salimos apresurados del hotel, a media tarde, traías uno de mis aretes puesto.

***

"Cuando las estrellas empiezan a brillar", según dice la canción, nos mandaban a la cama. En venganza, bajo las sábanas, mi hermano y yo armábamos una constelación de matatenas. Una estrella fugaz se coló esa noche entre mis piernas. Al día siguiente, llevaron la televisión a nuestro cuarto.

***

La neurosis es directamente proporcional al número de neuronas concentradas en un "lugar común".

***

La literatura es una petición disfrazada, desesperada, perpetua.



 
Descripción
Índice
Fragmentos
Reseñas
Comprar

Birlibirloque

Col. Cuadernos de la Gaceta, México, Fondo de Cultura Económica, 1987.
ISBN:968-16-2558-7


Carmen Leñero no cuenta con el rigor cioranesco […] pero sus aforismos, libres de toda genealogía explícita, resultan luminoso […] Página tras página, de Birlibirloque asistimos a la imposibilidad del juicio o a su suspensión, la duda sistemática con estilete de la inteligencia […] Infestados como estamos de melodramas femeninos, la aparición de una escritora como Carmen Leñero es estimulante. La infancia y la familia, el gobierno del cuerpo y la certificación de la duda son las armas de la estilista.
Christopher Domínguez Michael, Proceso No. 579, 05/12/87.

Lo más interesante de la escritura fragmentaria en Carmen Leñero es que la objetividad no se pierde ni en los instantes donde lo lírico supera al concepto. […] La intensidad del libro proviene fundamentalmente del modo en que su autora enfrenta realidades opuestas, las trampas que coloca para que entremos al texto […] Birlibirloque es un libro para armar. Armar sus piezas desordenadas, su galería de espejos, y contemplar en su totalidad al ser fragmentado que somos.
Vicente Quirarte, Sábado de UNOMÁSUNO, 27/02/88.

La concisión de su escritura se distingue por un humor cáustico, a veces blanco, satírico o cruento e, incluso, en ocasiones dispuesto en una seriedad fría, en cuyo trasfondo, bien mirado, subyace la mordacidad o el sentido lúdico […] Heredera de Carlos Díaz Dufoo Jr., de Julio Torri, de Salvador Novo, de Efraín Huerta y de toda ea tradición que en nuestras letras mexicanas, avivan excelentes aforistas y epigramistas, como José de la Colina, Adolfo Castañón, Héctor Subirats, y otros, Carmen Leñero recibe la estafeta con resultados pocas veces reprobables.
Omar González, "La risa en el espejo", Sábado de UNOMÁSUNO, 03/88.

     
Curving the Line.
2010
Río
2008
La grieta.
2003
     
La danza del caracol
1998
La fiera transparente.
1997
Lunares
1991
     
Gajes
1988
Birlibirloque.
1987


Implementado por Soluciones Tecnológicas Empresariales en Inteligencia de Negocios STEIN
Contacto: cleoproducciones@gmail.com
cleo.carmenle@gmail.com